La subasta de Año Nuevo de Tsukiji se ha convertido en un fenómeno de repercusión mundial gracias a las millonarias cantidades pagadas por el primer ejemplar del año. Los precios, 1,27 millones de euros por una pieza en 2013, obedecen a una estrategia comercial que distorsiona la realidad sobre el precio de esta especie única capturada en la Prefectura de Aomori.

Entre el sinfín de noticias, anécdotas o leyendas que genera la comercialización y el consumo de atún rojo, quizá no exista otra que alcance el impacto, dimensión y trascendencia como la del precio del primer ejemplar del año, cuya subasta se celebra cada cinco de enero en el icónico mercado de Tsukiji de Tokio.

Ese día, medios de comunicación de todo el mundo rebotan asombrados teletipos que resaltan en negrita los cientos de miles de euros pagados por una pieza de apenas doscientos kilos, provocando un estupor generalizado de tráfico masivo en medios y redes sociales. Circunstancia que desvirtúa y distorsiona la realidad de este producto, cuya verdadera relación calidad-precio nada tiene que ver con la de este acontecimiento tan específico.

Efectivamente, la subasta de Año Nuevo de Tsukiji es una de esas tradiciones cosidas desde hace años a la cultura e identidad japonesas. Sin embargo, los 605.000 euros pagados en 2017 por una pieza de 212 kilos responden más a una estrategia publicitaria del comprador que al precio de mercado del atún rojo como el que servimos en nuestro restaurante japonés de Alicante, Madrid, Murcia, La Manga o Campoamor.

Kiyoshi Kimura, propietario de la cadena de restaurantes Sushizanmai y ganador de las seis últimas ediciones es el responsable de que la puja de Año Nuevo se haya convertido en un fenómeno universal. En la subasta de 2013 estableció un récord absoluto al pagar 1,27 millones de euros por una pieza, tras lo que declaró, restándole importancia, que le compensa más que contratar una gran campaña publicitaria.

Las cifras desorbitados asociadas a este acontecimiento ocultan el trasfondo físico y vital que precede a estos ejemplares únicos, capturados de forma artesanal en la prefectura de Aomori,  donde las corrientes del Mar de Japón y del Océano Pacífico que rodean el Estrecho de Tsugaro y la Bahía de Mutsu convierten sus aguas en las mejores del mundo para la calidad del atún rojo.

La combinación de esas corrientes frías de agua y el tipo de especies de las que se nutre en esas latitudes, conceden a estos atunes los estándares y proporciones óptimas de grasa para su consumo en infinitas variedades de sushi o sashimi, como las que servimos en nuestros restaurantes japoneses de Alicante, Madrid, Murcia, La Manga o Campoamor.

 

Foto vía: Christopher Jue.

Nigiris, makis, temakis, uramakis, tatakis, ceviche… Disfrute de una experiencia gastronómica única con la mayor y mejor selección de sushi y una variedad de más de veinte pescados calidad sashimi.

reserva

Lo último

© Enso Sushi. Spain

Conecta con nosotros

Suscríbete a nuestro boletín: